¿Arte o Ciencia? (02)

Ya hemos visto anteriormente cómo a lo largo de la historia, el arte ha ido de la mano de la ciencia y de los científicos.

Mucho le debe el arte a un ser peculiar donde los hubiera: Sir Isaac Newton.

Alguno se preguntará qué pinta el físico autor de los Principia en un blog de diseño. Les garantizo que más de lo que parece a priori.

Para empezar una anécdota simpática, la de su nacimiento: el mito nos dice que nació el día del Navidad del año en que falleció Galileo, 1642. Realmente esto no es así, ya que Galileo falleció en el 1642 del calendario gregoriano y Newton nació en dicho año según el calendario juliano en vigor en Gran Bretaña hasta 1752 (la pérfida Albión tragó con el calendario católico y continental muy a su pesar, pero esto sería otra historia). Realmente, de utilizar el mismo calendario,  hay un año de diferencia. Así que dejaremos la fecha de nacimiento de Newton el 4 de Enero de 1643.

Pero Newton no fue un científico al uso. No solo cambió la forma de ver el mundo a través de sus leyes universales, sus investigaciones revolucionaron muchos campos de la ciencia: la física, por supuesto, pero también las matemáticas, la óptica  y el arte a través de sus estudios sobre la luz. Para definir su personalidad, ayuda saber que dedicó más tiempo en su vida a la Teología, a la cábala y a pleitear con sus enemigos que a la ciencia.

Una de las cosas más interesantes que investigó a raíz del estudio de la descomposición de la luz, fue la  persistencia de las imágenes en la retina o estroboscopia.  Curiosamente, este estudio aparentemente menor es la base científica de la imagen en movimiento. Sin la estroboscopia no habría existido el cine tal y como lo conocemos.

 disco de Newton

Ya ven, todo el mundo del arte en general y el  cine en particular le debemos agradecimiento a ese cascarrabias un tanto puritano y alquimista. 

Por cierto, que todos ustedes pueden fabricarse una película de secuencias  para un zootropo ¿que qué es un zootropo?  del griego zoe (vida) y trope (girar), también denominado zoetrope o daedelum, máquina estroboscópica creada en 1834 por William George Horner, compuesta por un tambor circular con unos cortes, a través de los cuales mira el espectador para que los dibujos dispuestos en tiras sobre el tambor, al girar, aparezcan en movimiento.  Newton fijó  su duración media en 1/8 de segundo. Basta por tanto una velocidad  de 8 fotogramas/seg. para dejar de percibir las fases de obturación y obtener así la síntesis del movimiento. ¿Quedó claro? 🙂

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “¿Arte o Ciencia? (02)

  1. Pingback: Madrid, diseño en Otoño « con eñe de diseño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s