Elginismo

 Para nuestra desgracia, en la historia el arte no todo es hermosura, equilibrio o la búsqueda de la verdad por la belleza. También existen factores geopolíticos, económicos y sociales. Hoy mismo, en nuestros días, no es inocente la elección de un artista determinado paar representar a un país en una Bienal Internacional.

Elginismo es una palabra, casi palabrota de lo fea que suena y que no admite artículo sin caer en una cacofonía, que proviene del noble británico Thomas Bruce, 7º conde de Elgin. ¿Quién fue este afamado noble y a qué dio su nombre? Hoy, probablemente lo llamaríamos expolio cultural, ya que entre 1801 y 1805 exportó desde la Grecia otomana la colección de frisos del Partenón que se pueden admirar en el British Museum (con permiso de S.M., les reproduzco alguno de ellos).

p-2007-11-02-89 p-2007-11-02-110

En su descargo podríamos decir que las autoridades locales prácticamente se lo regalaron pues no apreciaban dichas piezas y no hacían más que estorbar desde que los venecianos estallaran el polvorín turco en que se había convertido el Partenón en 1687.

Sea como fuere, su nombre quedó desde entonces asociado a la práctica de “tonto el último” en que se convirtió el turismo cultural de ciertas clases acomodadas: si Mahoma no puede ir a la montaña, llevemos la montaña a Mahoma.

Para nuestra desgracia, España no se encuentra ausente de fenómenos similares.  Quizás uno de los más hirientes tanto por la calidad de las piezas emigradas como por la historia sangrante que conlleva es el de los frescos de San Baudelio de Berlanga.

p-baudelio

San Baudelio de Berlanga es una Ermita Mozárabe localizada en Casillsas de Berlanga, en la provincia española de Soria. El edificio existente se remonta en sus orígenes a inicios del s. XI.  En 1917 fue declarada Monumento Nacional. Pero en 1922 un alticuario León Leví pretende comprar sus frescos, de los siglos XII-XIII. El Estado recurre a los tribunales y en 1925 el Tribunal Supremo falla algo así como que si bien el templo era Monumento Nacional, las pinturas de los frescos no eran parte esencial del mismo, así que da luz verde para el desmontaje y la exportación de las mismas.

Desde entonces, ha habido una diáspora de las pinturas, retornando a Madrid en el año 1957 unas pocas.

Como curiosidad les dejo el enlace a la copia que un compañero tiene de un artículo de  D. José Garnelo en el Boletín de la Sociedad Española de Excursiones de 1924 (previo al expolio) en el que se pueden apreciar las pinturas en su estadio inicial.

 p-sbaudeliopinturas  p-demon

Que lo disfruten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s